Blog Image

El blog de Susana

Sobre estas páginas

En estas páginas plasmo mi opinión y mis experiencias.
Visite también:
https://susana-cancino.blogspot.com/

Die kaputte Sprache

Sprachen Posted on Mon, November 05, 2018 09:47:36

Heutzutage hört man, dass
die Kinder kein richtiges Deutsch mehr sprechen können. Man hört, dass Migranten
die deutsche Sprache nicht lernen können (oder wollen) oder liegt die Schuld
daran, dass die Kinder überhaupt viel zu wenig lesen. Es wird viel vermutet. Für
mich ist es eine Tatsache, dass die deutsche Sprache vernachlässigt wird.
Rechtschreibreform hin oder her, nach ein paar Jahren macht man vieles wieder rückgängig;
die Kinder sollten ohne grammatikalische Regeln schreiben, nur nach Gehör. Mindestens
in den zwei ersten Schuljahren. In einigen Schulen macht man es so, in anderen wieder
nicht. Was mich als Diplom-Übersetzerin krank macht ist, dass in jedem aus dem Englischen
übersetzten Buch oder Film z. B. Wörter wie „Mama“, „Papa“ oder „Oma“ nicht mehr
übersetzt werden. Nur noch „mom“, „dad“ „grandmom“ und so weiter. Das sind
keine Eigennamen. Es wundert mich dann nicht, dass ein Mädchen von „Dad“ redet,
anstatt von „Papa“. Oder der „Sir“ statt der „Herr“; „ay, ay“ statt „jawohl“ oder
die „cops“. Wie auf einem Sender zu sehen ist: „Die Straßencops“. Auch Film-
und Büchertitel werden einfach gar nicht übersetzt. Geht es noch? Ich könnte
eine ganze Seite mit Beispielen füllen. Ist das irgendwie modern? Faulheit oder
Snobismus? Und es scheint immer schlimmer zu werden, obwohl Englisch z.T. als
Fach in der Grundschule nicht mehr angeboten wird. Beim Reden leihen oder
adaptieren die Menschen Wörter aus anderen Sprachen und so entwickelt sich die
Sprache. Es scheint so, dass das Fernsehen oder die Verlage mit Hilfe von
Pseudo-Übersetzer versuchen irgendwie die englische Sprache mit Gewalt in die
deutsche zu integrieren. Wieso beschwert man sich überhaupt, wenn die Kinder
nicht mehr richtig reden? In anderen Ländern schafft man das mit weniger
Ressourcen und Studien. Jawohl! Wie z.B. in Frankreich. Oder in Lateinamerika.
Spanien ist der Sitz einer Sprachakademie (in Deutschland gibt es nichts
Vergleichbares), die sogar ein einheitliches Wörterbuch der Spanischen Sprache für
alle spanisch-sprechenden Länder herausbringt. Man redet trotzdem mit
regionalen und grammatikalischen Unterschieden und das geht ausgezeichnet. Die
deutsche Sprache kann einem schwer vorkommen, es gibt aber andere noch schwerere.
Wenn man schon in einem multikulturellen Land lebt, braucht man etwas was alle zusammenbringt
und ein Gefühl der Zusammenzugehörigkeit vermittelt. Eine Sprache „noch
einfacher“ machen zu wollen ist wirklich keine Lösung.



El queso suizo

Vida en Alemania Posted on Tue, October 30, 2018 21:01:35

Hoy caminaba por las calles del centro de Schaffhausen, una ciudad
suiza en la frontera con Alemania. La arquitectura es realmente fascinante; aún
se observan casas decoradas y pintadas como en tiempos del siglo XVII. Suiza siempre
me ha llamado la atención, ya que en este país conviven tres tipos de culturas
diferentes: suizos alemanes (que componen más de la mitad de la población),
suizos franceses y suizos italianos, quienes no se diferencian sólo por el
lenguaje que hablan, sino que también por algo más. Los “italianos” y “franceses”
son, sin duda, más latinos que los “alemanes”. Como decía, en este país se convive
con tres idiomas, además de un cuarto que es el retrorromano. Los suizos alemanes
hablan también un dialecto, que, aunque tiene un sinnúmero de palabras alemanas,
cuesta comprender, incluso para un oído experto. Aquí parece que medio mundo
habla el dialecto: en tiendas, en la calle, en restoranes. A mi marido le llama
la atención que hasta los inmigrantes lo hablen. En ello me quedé pensando hoy.
Pues, yo creo que los suizos son diferentes, en muchos aspectos. Son muy
gentiles, ya que saludan en cuanto uno pisa una tienda. En este país, cuya
arquitectura ha quedado intacta (a salvo de las últimas guerras mundiales), parece
que sus habitantes han quedado a salvo de los traumas de la guerra. Es cierto
que su población sufrió también hambrunas que surgieron durante y después de
las guerras mundiales, aunque no en la misma medida que en otros países. Vale
recordar que Suiza siempre sirvió como territorio neutral y, durante la Primera
Guerra Mundial, se convirtió en un gran hospital. Los soldados de los países en
conflicto eran intercambiados en territorio suizo y muchos pudieron curar sus
heridas en sus hospitales. En Suiza nació la Cruz Roja. Durante la Segunda
Guerra Mundial se vivió más el miedo de una invasión, por ello se movilizó su
ejército y se construyeron búnkeres como línea de defensa al estilo de la Línea
Maginot francesa. La guerra, sí, ciertamente, provoca traumas casi insalvables
en el ser humano y su descendencia. Pobres los que las han sufrido; más pobres
aún, quienes las ignoran. Se nota en su población. Aquí se vive la democracia per se: se pregunta directamente al
pueblo, quienes dan su opinión con un voto directo. El nivel de inmigración es,
porcentual, más alto que en Alemania; la mitad del pueblo ya votó en contra de un
aumento descontrolado. En este país abundan los túneles, así como las vacas con
sus enormes campanas al cuello que pastan a campo abierto al lado de las
calles. El queso es sabroso, así como el chocolate (Lindt y Frey son mis
marcas favoritas). Destaco que se nota en los alimentos y su fabricación la
influencia francesa-italiana. Quien desee viajar en automóvil por sus
autopistas debe conseguir una Vignette,
un autoadhesivo que se pega en el parabrisas delantero y que permite usar las autopistas
durante todo un año. La policía se viste de azul como en el resto de Europa, aunque
los autos son de un color blanco con naranjo, que más semejan una ambulancia.
Que es caro, lo es; aunque su diversidad merece más de una visita.



El mundo al revés

Filosofía de la vida Posted on Mon, October 15, 2018 11:36:04

Que
los seres humanos sean diferentes en su aspecto físico no es ninguna
casualidad. Al contrario, las diferencias en su aspecto denotan las diferencias
culturales; al menos, antes que llegara la globalización. Personalmente, doy la
bienvenida a esta mezcla cultural. Tal vez, y de una vez por todas, el hombre
deje de lado un orgullo racial sin fundamento y se dé cuenta que, en el fondo, un
hombre de verdad no está determinado por su aspecto, su origen o estudios,
menos aún, por el dinero, sino por algo que va más allá de eso, y que,
lamentablemente, es muy difícil de determinar a simple vista.

Pareciera
que el mundo está al revés, pero no lo está. Para quien ha visto alguna de las
películas de “Alicia en el país de las maravillas” y se detiene en la parte en
que Alicia cae en el agujero del conejo, podrá ver que ella ve objetos conocidos
y no ajenos, en ningún caso pertenecientes a un mundo desconocido, ya sea alienígena
o futurista. La niña se pone de cabeza y todo está al revés. Pues sí, todos
somos una Alicia cayendo por este agujero sin fin, en un agujero de vida que
nos llevará, en algún momento, a la verdadera realidad de la existencia. Pero
antes de llegar a destino, hay que seguir cayendo por el agujero, incluso de
cabeza. Así estamos en este mundo, de cabeza.

“El
mundo no está normal”, me dice la gente cuando me la encuentro por la calle.
Varias veces he escuchado o leído, que “sería mejor que se acabara el mundo”. Y
me pregunto: ¿Lo sería? ¿Por qué? Es como el suicida, quien sin ver un final satisfactorio
a su vida, opta por ponerle fin. Y es muy valiente por acabar con su vida. ¿ O
es un cobarde? Valiente o cobarde, los problemas no saldados volverán según la
ley de las encarnaciones. Por supuesto, quien no crea en ella no necesita
preocuparse de nada, por el momento. Pero obviar un problema, no sirve de nada.
Enfrentarlo hace la diferencia, incluso si se pierde la batalla. Enfrentarlo
nos hace fuertes. “Lo que no me mata, me fortalece”. Y la vida continúa; sí proseguirá,
incluso si explotan todas las bombas atómicas en conjunto y nos exterminan como
quien mata una hormiga. La vida volverá a desarrollarse; la vida siempre busca
un nuevo camino.

¿Cómo
es que llegamos donde estamos? ¿Dónde estamos, en realidad? Para muchos,
estamos en mundo sobrepoblado. Es lógico que al disminuir las guerras y con el descubrimiento
de los antibióticos o el desarrollo de vacunas, la esperanza de vida del ser
humano se haya alargado. Yo creo que no; existen otras causas de mortalidad, y
de alguna manera, la naturaleza buscará lograr el equilibrio necesario. Para
otros, estamos en un mundo donde escaseará la comida. Vienen a la memoria, escenas
de niños africanos desnutridos muriéndose de hambre. Que ellos se mueran,
literalmente, de hambre, no cambia que en otros países la obesidad sea la principal
enfermedad. El mundo “desarrollado” tiene comida en abundancia; el ser humano
se alimenta ya sólo de comida basura y la comida se bota en toneladas. Que hay,
hay. Cómo se distribuye, es otro problema. Con la disminución del trabajo
físico y el aumento de horas de oficina, el hombre necesitará ingerir menos
alimento.

¿Dónde
estamos? Estamos en un mundo que intenta cambiar, porque muchos seres humanos,
mientras caen, quieren darse vuelta para caer de pie y no cabeza. Todos iremos
a caer de pie, eso es seguro, pero es mucho mejor observar el mundo en una
buena posición mientras seguimos cayendo por el agujero, por el agujero de la
vida, porque sí, el mundo no está al revés, somos nosotros lo que lo estamos. Y
al darnos vuelta, veremos el mundo tal como es.

¿Dónde
estamos? Estamos en un mundo cruel, egoísta, lleno de envidia y odio, superficial,
donde reinan el dinero y el poder. Nada nuevo. Seguramente, como hace cientos
de años. La diferencia es que, hoy en día, muchos hombres quieren cambiarlo, de
alguna manera. Y no con el lema: “que se mueran todos”, sino con el lema: “yo
aportaré mi granito de arena”. Cada vez más, hombres y mujeres buscan ver el
mundo de otra perspectiva. Por algo se empieza.

Algunas
religiones hablan del infierno, un lugar oscuro, donde reina el fuego, gobernado
por un ángel caído, rey de demonios y bestias. Quien cae en el infierno, se
quemará en un fuego eterno de dolor y sufrimiento y no podrá salir de él. Y las
religiones profesan la bondad para no caer en sus llamas eternas. Que exista o
no un infierno en un mundo paralelo o después de la vida, es algo que cada
persona puede elegir creer o no creer. El ser humano es libre de pensar. Lamentablemente,
hoy se piensa poco. En fin, el infierno lo viven muchos humanos sobre esta
Tierra. Cada uno vive o ha vivido su propio infierno, en algún momento de su
existencia. ¿Y el paraíso? Aquel lugar que es todo lo contrario, donde la luz lo
envuelve todo, y el canto de los ángeles, los seres más hermosos de la
creación, deleitan el ambiente… ¿se encuentra el paraíso en un lugar como éste?
Para otras culturas, el paraíso se encuentra en nuestro interior. Y aunque aún
es difícil creerlo, quién quiere vivirlo, lo vivirá en este mundo. Muchos viven
su mundo, eso está claro. Y para aquéllos, desconectarse de las desgracias de este
mundo no afectará el suyo. Pero, ¿es eso correcto? ¿No involucrarse con la escoria
para no contagiarse de lepra es la solución? ¿Mientras menos nos involucremos,
mejor? ¿Acaso no somos todos solamente uno? Si yo estoy bien, de alguna forma, ¿haré
que se sienta bien el de al lado? ¿Y cómo lo logro? Hay que darse vuelta de a
poco.



La ideología nazi sobre la raza

Historia Posted on Wed, October 03, 2018 18:44:01

Hoy quisiera hablar sobre ideología de la
“raza superior”. Primero, y para quien no sepa, toda simbología de la época del
nacionalsocialismo está prohibida y es castigado por la ley. Las patentes de los
automóviles tienen dos letras que señalan la ciudad o distrito, y luego dos
letras a gusto o generadas al azar, pero ni por uno o lo otro se puede contar
con las combinaciones “SS” o “NS”. NS es la abreviatura en alemán de nacionalsocialismo;
“SS”, de “Schutzstaffel”. Siguiendo con el tema en cuestión, los ideólogos nazis
creían que los alemanes eran ascendentes directos de los arios, unos
superhombres que poblaron la Tierra miles de años antes de Jesucristo. Su principal
ideólogo, Alfred Rosenberg, plasma esta concepción en su libro “el mito del
siglo XX”. Se dice que Adolfo Hitler se basó en él al escribir “Mi lucha”. Mi
opinión personal es que Rosenberg sacó mucho de Helena Blavatsky, quien expone
la teoría de las siete razas y nombra a los arios en su libro “Doctrina secreta”.
Como sea, el hecho es que estos hombres se creían parientes directos de superhombres,
semidioses de las leyendas nórdicas (Odín, Tor y esos personajes de las
películas de los “Vengadores”). Por ello, siguiendo el patrón de las
descripciones de estos semidioses, los parientes directos debían ser rubios (claros)
de ojos azules y de elevada estatura, lo que constituía el ideal de belleza. (Comentario
aparte: Cuando pienso que muchos rubios “claros” en las calles son de ascendencia
rusa, no comprendo por qué creían que este pueblo era de raza inferior). Los
judíos no fueron perseguidos por su religión, sino por tratarse de una raza. La
sangre alemana era superior y preciada, y su mezcla con “inferiores” debía
tomarse con cuidado. De ahí las leyes de Núremberg de 1935, por las cuales se identificó
a los judíos por el porcentaje de sangre judía en sus venas (25%, 50% ó 100%). Hay
que aclarar que, hasta un par de años atrás, un hombre o mujer era alemán sólo
por el hecho de tener sangre alemana, es decir, alemán no es quien nace en
territorio alemán. Esto se conoce como ius
sanguinis
(“derecho de la sangre”). La meta de esta gente era la limpieza
étnica, y la solución del “problema judío” se basó , en un principio, en su
emigración. Algo parecido sucedió, lamentablemente, en otras culturas y etapas
históricas; y hasta en la actualidad. Sin embargo, para acelerar el proceso, al
correr de la guerra se pusieron en uso los denominados campos de exterminio o de
concentración, donde opositores, judíos y prisioneros de guerra fueron
exterminados, ya sea a través de la asfixia (cámaras de gas) o el trabajo extenuante.
Aunque hay gente que cree que el holocausto o Shoa no ocurrió, no se pueden
cerrar los ojos a la documentación escrita y fotográfica. No hay peor ciego, quien
no quiere ver; y el ser humano suele cerrar los ojos fácilmente. Hay que agregar
que, los judíos eran enviados a estos campos desde todos los territorios
ocupados por los alemanes durante la guerra.

A pesar de que la sangre alemana era
preciada, los minusválidos no se consideraban personas aptas para el nuevo mundo
por venir. Por ello, se buscaba su exterminación y la eutanasia fue un método
empleado por médicos y personal hospitalario. Por otra parte, las mujeres
solteras eran alentadas a dar a luz a niños que cumplieran con los ideales de
belleza, y se fundaron diversos hogares donde estas muchachas pudieran llevar a
fin su embarazo para luego dar en adopción a sus hijos, quienes terminaban en
casas de nacionalsocialistas elegidos con lupa por el gobierno. Las mujeres,
por cierto, debían tener muchos hijos, y los hombres eran alentados a
procrearse con mujeres que no fueran sus esposas. Lo importante era crear “soldados”
para la patria.



Mom und Dad

Lenguaje(s) Posted on Tue, October 02, 2018 10:57:11

“Mom” es la palabra inglesa para mamá y
“Dad” para papá. “Und” es en alemán la conjunción “y”. En el cine y la
televisión alemanes, todas las películas extranjeras están sincronizadas y no
subtituladas. Pues bien, hace un par de años hice un magíster (máster) en una
universidad española, y me recalcaron, que los nombres propios no se traducían.
Por ello, quizá, hoy nadie traduzca los nombres. Personalmente, estoy en
contra, pero como mi opinión no importa, tampoco la voy a dar acá. Voy al
hecho concreto: ¿desde cuándo son papá, mamá, abuela o señor, nombres propios?
Es la única explicación que me parece posible a tanto uso desmedido, inadecuado
y superfluo de palabras inglesas en las traducciones. Que en una película sobre
la milicia a cado rato salga el “sir”, “colonel” o “captain” habiendo una correspondiente
y adecuada traducción al alemán, es motivo para abandonar el cine. Uno se
acostumbra, pero no es la idea. A veces, cuando no encuentro una explicación a
algo o, sencillamente, no quiero darla (y evitar polémicas), digo que “estamos
en Alemania”. En Francia se traduce todo, y en ese sentido, debo alagar al
profesional que se da la tarea de “reinventar”, como en el caso de los libros
de Harry Potter, donde se dieron hasta al trabajo de darle un nombre francés a
las casas del internado. ¿Dónde está el problema de llamar “Mama” (mamá) al
“mom”, o “Papa” (papá) al “dad”, como corresponde? Las palabras alemanas
“Mutter” o “Vater” están cayendo en desuso. Aunque una amiga alemana se
sorprendió que un niño de cuatro llamara “Mutti” (mami) a su madre. Una
excepción a la regla.



El extranjero

Diversos Posted on Tue, October 02, 2018 10:34:03

El otro día escribía una carta a un
diario sobre la polémica de ser extranjero. Debe resultar un tema interesante,
aunque polémico, cuando se vive en un país como Alemania: Que los derechistas, que
los nazis, que los refugiados y todo eso que sale en las noticias. Pues sí,
debo reconocer que el tema no sólo genera polémica sino que es bastante grave. Me
pregunto, eso sí, si en otra cultura repercutiría de la misma manera. Sin adentrarse
en historia, el pueblo alemán es conocido por sus años en la oscuridad (“total”,
para mi gusto). Siempre debato con mi marido (alemán) sobre el asunto, ya que
ambos somos historiadores aficionados, y cada vez me convenzo aún más, que los
libros no pueden dimensionar la realidad, menos aún, acercarse a ella.
Lamentablemente. Cifras de muertos, desaparecidos y que sé yo, jamás podrán
plasmar la miseria y el dolor humanos. Es así que quien no ha vivido lo
ocurrido, no entenderá tan fácilmente. “Otra cosa es con guitarra”, pues sí, decirlo
no es lo mismo que vivirlo en carne propia. Ciertamente, que acá está lleno de extranjeros.
En la calle apenas se oye el alemán, pero ¿acaso no sucede lo mismo en otros
lugares del mundo? Es el diario vivir de un mundo en globalización, entonces, ¿de
qué nos quejamos? Ser extranjero no es fácil, y sé es, incluso, creo yo, aunque
se hable el idioma adoptado a la perfección o se haya adoptado la nacionalidad
del país residente. Como decía en mi carta, los judíos en la época del
nacionalsocialismo (años treinta) debían coser una estrella en sus trajes a la
altura del pecho para ser reconocidos, abiertamente, como judíos y, por tanto,
de otra raza (ojo, no religión). Pues, hoy en día, nadie debe coser una
estrella en sus ropajes, pero como extranjero uno la tiene a la altura del
pecho en forma automática. Triste realidad de un mundo en globalización.



El peligro de ser peatón

Vida en Alemania Posted on Tue, October 02, 2018 10:00:54

Continuando con el diario vivir, mi hija
me contó el otro día que un compañero le preguntó por qué su mamá la iba a dejar
al colegio. Ambos fueron compañeros en la escuela básica y él vive a pocas
cuadras de nuestra casa. Le aseveró, también, que ella vivía tan cerca y podía
irse sola La mejor amiga de mi hija le respondió que no era su problema, y que,
en el fondo, estaba celoso porque él tenía irse solo. Otra niña se entrometió y
dijo que no era tan malo que la mamá la acompañara, pero que lo hacía desde el
1º básico. Mi hija está en quinto y va a un nuevo colegio, a un “Gymnasium” que
queda a unos 15 minutos a pie desde nuestra casa. Podría llevarla en auto, como
hace la otra gente, pero caminar es saludable, sobre todo, cuando no se puede
(o quiere) practicar deporte. Aunque hay ciclovías, los niños no respetan las
calles, ni semáforos ni peatones, aunque en cuarto año tuvieron que rendir una
prueba, tanto escrita como práctica, sobre el uso de una bicicleta. La policía
esta siempre la primera semana de clases controlando, y sólo esa semana hay
cierto “orden”. Los otros días es como vivir en la jungla. Hoy en la mañana
casi me atropelló un ciclista; quise cruzar el semáforo en verde y el niño
(seguro de unos 11) no respetó el rojo. Me pasó rozando por el lado, y no
alcancé a reaccionar para insultarlo. Al darme vuelta ya estaba a varios metros
de distancia. La semana pasada uno se cayó al suelo, y debido a la pesada
mochila, no podía ponerse de pie. Quise ayudarlo, pero me mandó al infierno con
reiterados: “Todo en orden, todo en orden, todo en orden”. No me extraña,
tampoco, que como adultos los ciclistas sean tan desvergonzados y se crean los
reyes de las calles. Pero no sólo acompaño a mi hija al colegio para saber que llega
bien, sino para pasar tiempo con ella. Tal vez su amiga tenga razón y sea pura
envidia.



El pasado es el culpable del presente

Filosofía de la vida Posted on Sun, September 23, 2018 18:41:44

¿Qué será del futuro con el presente que
vivimos? Cuesta darse cuenta que la historia no está para aprenderse de
memoria, sino para aprender de ella. Los hechos se repiten en forma cíclica
hasta que alguien se atreve a romper con el círculo. Y no sucede sólo a nivel
mundial, sino que en el seno de una familia. El chileno Pedro Engel lo llama “ancestrología”.
Este señor, cuyo apellido significa “ángel”, se dedica a sanar el árbol
familiar y merece todo mi respeto. La “crítica” por sí sola no basta sin una
solución de fondo.

Quizá no sea fácil contestar la pregunta.
Algunos dirían que, primero, porque no podemos conocer el futuro. Segundo, no
vamos a ser testigos del futuro. Pues, yo creo que el futuro es predecible sin
cartas ni objetos de adivinación. Si continuamos con nuestra conducta todo
permanecerá estático, incluso aunque el mundo cambie. Mientras no nosotros no
cambiemos algo, nuestro “mundo” será el mismo. Y aunque medio mundo se queja de
cómo está el mundo a nivel mundial, pocos son los que se atreverían a hacer
algo para cambiarlo. ¿Y qué se puede hacer?, es la pregunta del millón. Hay
muchas soluciones. A nivel “espiritual” se encuentran la ancestrología, como
mencionaba arriba, o el “ho’oponopono”. Soluciones poco ortodoxas, pero la historia muestra que
revoluciones sangrientas han llevado a través de la historia a la liberación de
pueblos, que luego cayeran en manos de gobernantes peores que los recién derrocados.
La violencia genera más violencia.



« PreviousNext »